Viajar con mascotas

El verano ha llegado y con ello la reflexión sobre dónde pasar las vacaciones. Si tiene una mascota los consejos que le daremos a continuación le podrán ayudar en la toma de decisión. Puede dejarlo en una perrera o llevarse a su mascota consigo.

Si opta por lo segundo su perro se lo agradecerá porque la unión de toda la familia es percibida por el perro de una forma muy positiva, aparte del hecho de que recibirá muchas más caricias y mimos. Pero antes de las merecidas vacaciones debe hacer aún un pequeño esfuerzo organizativo. Cuanto mejor lo haga tanto más podrá relajarse en las vacaciones.

Con su mascota, sea perro, gato u otro animal, hay aspectos que es mejor no obviar. Son los siguientes: visita preventiva al veterinario, transporte, alojamiento y la maleta de la mascota. Evidentemente, como primera base de todo disfrute con su perro, en todo momento, es su educación. Tenerlo bien educado, acatando órdenes y sin que esté constantemente ladrando, facilita cualquier circunstancia y mejora el sentir del entorno.

La visita al veterinario es fundamental como prevención, para averiguar los requisitos legales que requiere cada país con respecto a animales y conocer los posibles riesgos de contraer enfermedades o de ser atacado por parásitos. El veterinario le informará de todo esto. Es posible que deba vacunarlo o desparasitarlo, tanto por requisitos legales de otros países como por su propia salud. Salud y leyes van cogidos de la mano por razones lógicas y fundamentales de seguridad y bienestar. Por esta razón, no tarde en acudir al veterinario porque algunas vacunas requieren más tiempo de tratamiento, pida un certificado de salud en las 24 o 48 horas precedentes al viaje si el país de destino así lo requiere. En resumen, vaya al veterinario y dígale cuándo y dónde se va con su perro de vacaciones.

El siguiente paso consiste en la elección del transporte. Antes de realizar cualquier reserva informe al operador que viajará con su mascota. Infórmese de los requisitos de cada agencia de viajes o medios de transporte: barco, avión, tren.

Como norma general deberán viajar separados y en jaulas. No se olvide de poner etiquetas en la jaula y en el collar del perro con información lo más detallada posible: familia, nombre, dirección, vuelo, destino, procedencia.

En cuanto a los viajes en coche hay que tener dos cosas en cuenta: el calor y la seguridad de todos los pasajeros.

Sobre la seguridad de los pasajeros es importante salvaguardar la del perro. Cuanto más inquieto peor, cuanto menos acostumbrado al coche o menos educado sea el perro, peor. El perro es un factor de distracción que puede provocar accidentes o provocarse o provocar graves lesiones a los pasajeros debido a la fuerza de la inercia. El perro sin sujeción se vería afectado por las fuerzas físicas implicadas en un accidente sin ningún control sobre ellas. Actuaría como bulto impulsado pudiendo lesionar y lesionarse. Es una imagen horrible, pero que debemos resaltar para que se tomen precauciones.

Si el animal va a viajar en la parte delantera deberá ir en el interior de un transportín o bien anclado mediante cinturones de seguridad o arneses especiales. Si por lo contrario se dispone de maletero abierto será obligatorio que viaje separado de la parte de los viajeros mediante una barrera física. Este último punto se puede resolver mediante el uso de redes de nylon o barreras separadoras, siendo éstas últimas la opción más segura. También pueden usarse jaulas especiales ideadas para el transporte.

En cuanto al calor, recuerde que las mascotas como el perro o los gatos no sudan y que solo pueden regular la temperatura mediante el jadeo o manteniendo frescas las mucosas. Dele agua fresca, frecuente las paradas (máx. 3 horas de viaje), no lo encierre durante mucho tiempo en el coche (al menos deje la ventana abierta), refrésquelo con un pulverizador de agua, viaje en las horas más frescas. Hay incluso medicamentos para perros que contrarrestan los síntomas de los mareos en los viajes. Estos medicamentos no excluyen que se apliquen las otras medidas para el bienestar del perro. Igualmente, con el calor existe mayor riesgo de que se produzcan trastornos gastrointestinales porque los alimentos se descomponen con mayor rapidez.

El siguiente paso es saber si en el alojamiento turístico, sea hotel, camping, motel, apartamentos, está permitida la estancia de mascotas. Cuidado porque no hay ninguna obviedad al respecto.

Con todo esto resuelto, solo falta hacer las maletas para cada viajante, sin olvidarse, evidentemente, de la maleta del más querido, nuestra mascota.

Sería idóneo que se hiciera una lista con antelación y que controlara la fecha de caducidad de los productos que se lleve. Aunque cada perro tenga sus exigencias y necesidades, nosotros le adelantamos una posible lista para la maleta de su perro:

Correa, collar, transportín, cama, abrigos (en caso de un viaje al norte), alimento habitual (pienso, comida húmeda), snacks, comederos y bebederos, juguetes, mantas, cepillo, kit de aseo, medicamentos básicos, botiquín de primeros auxilios, documentación en regla (historial médico, certificados veterinarios, cartilla de vacunación), gafas de sol, zapatos, productos y cremas para el cuidado de las patitas (para caminatas largas bajo el solo sobre caminos de grava o asfaltados).

Pero es usted quien mejor conoce a su perro y cuáles son sus preferencias y necesidades. Ante todo, precaución, por ejemplo, llevándose una foto en caso de pérdida o informándose en el lugar de destino si hay veterinarios y dónde.

Esperemos que le hayamos podido dar algunos consejos que le sirvan para disfrutar mejor de sus vacaciones. En todo caso, les deseamos unas felices vacaciones.

Un cordial saludo,

Su equipo de zooplus

Dejar un comentario