La limpieza del acuario

El mantenimiento de un acuario depende de varios factores, entre los que se encuentra el tamaño del acuario, el número de peces u otros animales marinos y el tipo de accesorios que se usan para el acuario. El tiempo de limpieza se ha reducido debido a la nueva tecnología; con la suficiente inversión en accesorios unas dos o tres horas. Aunque para la mayoría de los acuario-filios, la acuarística es una afición a la que se dedican con placer unas horas al mes.

Como regla general, se puede decir que, cuanto más grande el acuario menos trabajo de mantenimiento se necesita.

Al día se requieren unos cinco minutos en encender y apagar el acuario, controlar la temperatura del agua, controlar los filtros, la bomba y dar de comer a los peces. Además de esto, también se emplean unas dos o cuatro horas al mes (según el aforo y tamaño del acuario) para cambiar el agua semanalmente (o cada 2 semanas) y para tareas de limpieza. No se deberían emprender más tareas de mantenimiento porque podrían ser perjudiciales para la fauna marina.

Una limpieza del acuario se hace de la siguiente manera:

Mantenimiento diario

  • Encendido y apagado de la iluminación: lo mejor es instalar un temporizador y programar una iluminación de 12 horas. Este plazo corresponde aprox. al de los días tropicales.  
  • Control de la temperatura: los calentadores de última tecnología son muy fiables. A pesar de esto, se debe controlar una vez al día la temperatura del termómetro para estar completamente seguro.  
  • Controlar igualmente si el filtro o la bomba funcionan bien.
  • Alimentar a los peces 2 o 3 veces al día y tanto como puedan comer en poco tiempo. Los peces nocturnos y los habitantes marinos de fondo se deben alimentar cuando se apaga la iluminación.

 

Mantenimiento semanal

  • Cambio de agua: en acuarios pequeños o en poblaciones numerosas (en relación al tamaño del acuario) se debe cambiar una vez a la semana una parte del agua. Para acuarios grandes o poco poblados basta con hacer el cambio en plazos de 2 o 3 semanas.
  • Test del agua: analizar al menos una vez por semana los valores de nitrito, el pH y el kH (según las necesidades).
  • Tareas de limpieza: eliminar las hojas muertas, poda y/o abono de plantas, retirar las algas de la pared frontal y absorber el humus.
  • Técnica de acuarios y limpieza del filtro: limpiar el filtro si su funcionamiento se reduce considerablemente – si es necesario, reemplazar el material filtrante.

Mantenimiento anual

  • Reemplazar los tubos fluorescentes aunque sigan funcionando. Si son dos tubos: ¡cambiar a los seis meses el tubo 1 y a los siete meses el tubo 2! Si se cambian de golpe ambos tubos las condiciones lumínicas cambiarían abruptamente.  

Dejar un comentario